De cuando la semana hay que empezarla de forma ligera…

Hay un dicho muy de madre que siempre escuchas los fines de semana en los que vas a comer a su casa. Llegas con hambre porque los festines suelen ser similares a la cena de Nochebuena y lo sabes. Y es entonces cuando le vuelves a decir que menudo despliegue y ella te contesta: “Bueno el fin de semana se puede una pasar”. Y se pasa, se pasa desde el Jueves porque no ve el fin de la semana, se pasa el Viernes porque hay que celebrar que acabó, se pasa el Sábado porque toca y se pasa el Domingo porque la resaca con la paella, la ensalada, los embutidos, los huevos rellenos… Se combate mejor. Y por si no te has pasado lo suficiente siempre te puedes llevar las sobras para la cena y ahogar la pena tan profunda que te produce que estás más en el Lunes que en lo que era ya el Domingo.
Y para evitar llegar casi rodando de nuevo al ansiado Jueves nada mejor que comer bien, ligerito pero contundente y sano, siempre sano!
Empezaremos hoy con un riquísimo cuscus con verduritas que conocí gracias al blog de http://www.velocidadcuchara.com.
Con el paso del tiempo hemos hecho de esta receta un imprescindible en nuestro menú semanal.

20140318-231056.jpg

La receta es muy sencillita. Nosotros la hacemos con la thermomix pero como siempre os digo, la podéis hacer sin ella. No vales excusas!
Los ingredientes son:
-200 gr de calabacín
-100 gr de pimiento rojo
-200gr de zanahoria
-un poquito de puerro si os gusta
-30 gr de aceite de oliva
-200 gr de cuscus
-200 gr de agua
-soja al gusto
Elaboración:
Troceamos las verduras y las sofreímos con el aceite durante 8 minutos a 100 grados velocidad 1.
Una vez tengamos esto colocamos la mariposa y agregamos el cuscus y el agua. Se programan 5 minutos a 79 grados, velocidad 1.
Y ya lo tenemos! Lo dejamos reposar unos minutos y lo servimos acompañado de un poco de soja que le da un toque muy especial a esta receta.

Y para la cena os propongo el plato estrella de mi chico, la crema de calabacín. Porque aunque yo la haga siguiendo los mismos pasos no me sale igual de buena. Por si queréis aceptar el reto lo que tenéis que hacer es lo siguiente:
Trocear 150 gr de puerro junto con un diente de ajo y sofreír durante 6 minutos a velocidad 2 y temperatura varoma con aceite y mantequilla (30gr de cada).
A este sofrito se le añaden 700gr de calabacines sin pelar en trozos y se rehogan otros 6 minutos a la misma temperatura y velocidad.
Cuando ya lo tengamos añadimos el agua (350gr), la sal, la pimienta y la nuez moscada. Se programan 20 minutos a 100 grados y velocidad 1.
Pasado este tiempo dejamos que la temperatura baje un poco y trituramos 1 minuto a velocidad 7.
Agregamos los quesitos (8 porciones) y programamos 5 minutos más a 90 grados y velocidad 3.
Y para terminar si os gusta mucho el queso como a mi os propongo que cortéis unos trocitos de gran padanno para adornar. Le dará un toque exquisito.

20140318-233057.jpg

Una cena así junto con una ensalada hace que nuestro día acabe con un buen sabor de boca.

Buenas y felices noches

De cuando Logroño gusta…

De cuando concoes una ciudad como Logroño y te gusta.

Y te gusta tanto que repites visita.

Y sabes que la vas a volver a repetir, una y otra vez, con tu pareja, con tu familia, con tus amigas…con todo el que se preste a un plan tan genial.

Hace apenas un año conocí Logroño, conocí la calle Laurel y conocí por supuesto la cuna del vino, del acoger, del buen comer y del mejor dormir y descubrir. La Rioja, se merece más de una entrada en mi blog con un sin fin de recomendaciones de lugares que descubrir, saborear y vivir.

Este fin de semana pasado estuve de despedida de soltera, nos alojamos en un hostal en pleno centro muy apañado y muy baratito. Si el plan es distinto pues ya sí os recomiendo ir a un hotel que vais a estar más cómodos. En mi aventura del año pasado viajé con mi chico y nos alojamos en el hotel ciudad de logroño. Está muy bien, el precio es muy asequible y queda a 5 minutos de la famosa calle laurel andando. Me gustó este hotel porque cuidan muy bien de sus huéspedes, por ejemplo, en los pasillos hay neveras con agua y fruta y puedes coger todo lo que quieras!

Otra recomendación: si llegáis en coche hasta Logroño os encontraréis con algunos problemas de aparacamiento en la zona centro, es de pago y apenas hay huecos. Y si no quieres gastarte un dineral en parkings hay un aparcamiento gratuito al lado del puente. Y una vez soltéis el coche a andar! Que es una ciudad que te invita a ello.

Ya tenemos alojamiento, aparcamiento y ganas de empezar a disfrutar! Vayamos a la calle Laurel! Y aquí mis recomendaciones:

-Letras del Laurel: Si tienes foursquare tienes sorpresa 😉 Y si no lo tienes hazte con ello ya porque te ayudará mucho en tus viajes o en tu ciudad cuando busques restaurantes, lo mejor de la zona, ver dónde han estado tus amigos y qué han comentado. Sin duda una app a la que le puedes sacar mucha utilidad.
En este bar en concreto tuvimos una estupenda promo por 2€ (vino más pincho generoso).

-La Rueda: Para mi, el lugar en el que mejor nos trataron, estuvimos el Viernes y repetimos el Sábado, y repetimos durante horas. La dueña y el camarero muy amables y serviciales.

-Mesón del abuelo: Para degustar una riquísima sepia.

-Gargonich: Una gran variedad de pinchos, sin duda las braviolis son las que hacen famoso a este bar. Imprescindible hacer una paradita.

-Pata Negra: Y para pata negra los bocadillos de jamón con queso. Espectacularmente ricos!!! Eso sí, si le añadís un Rioja Crianza Hacienda López de Haro ya tenéis la perfección total.

-El muro: Hay restaurante y bar. Os hablaré del restaurante. Es un asador con un precio correcto que se adecúa a la calidad de los platos. Ahí, además de cenar muy bien, conocimos a un camarero(Luis) cuya atención y cuidado hacia nosotros fue inmejorable. Y para terminar, me fui con un gran hallazgo, el vino Libalis, blanco. Probadlo! Os encantará! Y en cuanto a qué pedir pues tanto carne como pescado están muy bien cocinados y te dejarán un muy buen sabor de boca.

-Bar Torrecilla: Pues de Logroño no te puedes marchar sin comer unos champiñones. En este lugar el único pincho es de champiñones, una fuerte apuesta que poco defrauda.

Y seguiría hablando de bares porque estoy convencida de que me dejo muchos, pero prefiero apuntar en mi agenda de cosas por hacer este ítem para tener la excusa perfecta para volver a esta maravillosa ciudad.

Y llegamos a la noche, y nos encontramos con que la oferta de pubs y discotecas es casi tan amplia como la de bares para pasar el día. Es en la calle portales es la que empieza este ambiente y no acaba hasta el puente u otras calles que vas descubriendo al ver a gente ir hacia ellas.

Ya tenéis otro lugar por descubrir de nuestra maravillosa España. A por él! Y con felicidad eh!

Allá van unas fotitos para abrir boca.

la foto 1 la foto 2 la foto 3

P.D.: Hoy he visto una acción publicitaria que me ha gustado mucho  quiero compartirla con vosotros:

http://marcandotendencia.wordpress.com/2014/03/13/duracell-sorprende-con-la-parada-de-autobus-mas-calentita-del-mundo/

De cuando el fin de semana sabe a rico

Porque los fines de semana siempre conllevan implícitos los excesos hoy os doy tres ideas para cocinar de forma rápida, económica, más sana y sabrosa que una pizza.

De primero podemos empezar con mi ensalada estrella: Ensalada de canónigos con vinagreta de miel. Empecé a hacerla este verano porque siempre escuchaba a mi amiga Silvia hablar de una ensalada riquísima que se hacía muy a menudo para cenar y un día me dije pues habrá que probarla! Y la probé! Y no la dejé de probar! Y mis padres y cuñados están siempre deseando comerla, aunque tienen la receta, pero según ellos no les sale igual…morro que me parece a mí que tienen 😉

Imagen

Podemos continuar con una estupenda sepia a la mallorquina, una forma diferente de consumir este alimento. La receta es para Thermomix y la saqué del blog Mis thermorecetas. Algunas cosillas las he variado, pero muy poquito.Imagen

Con estos dos platos ya tendríamos un completo menú para 4 personas junto con un delicioso postre como el flan a la naranja de mi madre, cuyo reto me propongo para cumplir próximamente.

Pero resulta que por la tarde vas a hacer una merienda cena a la que te ha invitado y no quieres ir con las mano vacías. No pasa nada! Os doy otra idea: empanada con relleno sobrante de berenjas rellenas.Imagen

Siempre que hago berenjenas me suele sobrar relleno y lo congelo para utilizarlo para empanadillas, junto a unos macarrones o sobre unos panecillos a modo de canapé con queso rallado por encima. Otro día os publicaré una receta de empanada que aprendí de mi amiga Nelly (otra experta en cocina).

Las berenjenas las hago de la siguiente forma, es una receta muy fácil aunque un poco engorrosa y en la que se tarda una hora.

1.- Partir las berenjenas por la mitad y con un cuchillo rajar en forma de cuadritos la carne de dentro. Colocarlas sobre una bandeja de horno, añadir un poco de aceite y sal y hornear 30 minutos a 200º.

2.- Mientras dejar la carne picada en un cuenco con leche para que esté jugosa. Al rato añadir ajitos y perejil picados junto a un poco de aceite y vino blanco. Remover bien.

3.- Trocear pimiento rojo, cebolla, tomate y ajo y sofreir.

4.- Sacar berenjenas del horno y vaciar con cuidado con una cuchara. El relleno lo añado al sofrito y le doy un par de vueltas. Tras esto lo que suelo hacer es triturar bien.

5.- Freir la carne picada junto a los cahmpiñones y cuando esté dorada añadir la salsa que hemos triturado anteriormente. Bien mezclado esto ya nos sirve para rellenar las berenjenas.

6.- Añadir queso rallado por encima y hornear 10 minutos como máximo. No lo suelo utilizar bechamel por falta de tiempo y por ahorro de calorías, así quedan muy ricas también.

Es un plato muy completo y que se puede congelar, con lo que puedes hacer bastantes y tener para varias ocasiones. Y como os decía, siempre sobra relleno reutilizable, un 2×1.

Vamos a por el Miércoles felizmente!